martes, 15 de agosto de 2017

Un bizcocho de 106 años en perfecto estado encontrado en la Antártida





 El bizcocho de frutas aún se encontraba envuelto en papel y en una lata de hierro estañada. Aunque la lata estaba en mal estado, el bizcocho estaba en perfecto estado, ''casi'' comestible. Está documentado que la marca de la torta, ‘Huntley & Palmers’, fue la que llevó la expedición de Scott.  Antarctic Heritage Trust 



Científicos neozelandeses de la fundación Antarctic Heritage Trust, han encontrado en una de las dos cabañas del cabo Adare, en la Antártida, un bizcocho de fruta de hace 106 años perfectamente conservado, que podría haber pertenecido a la desafortunada expedición Terra Nova, de Robert Falcon Scott, cuyos miembros utilizaron este refugio como campo base en 1912. La cabaña que construyó la expedición hoy está en ruinas. Los exploradores británicos, de hecho, no regresaron después de alcanzar el Polo Sur un mes después de la llegada de su rival, el noruego Roald Amundsen.



Después del tratamiento de conservación. Este consistió en la remoción del óxido, la estabilización química y el recubrimiento de los restos de estaño. También se llevó a cabo la desacidificación de la etiqueta y alguna reparación física de la envoltura de papel rasgada y de la etiqueta. La torta en sí estaba en excelentes condiciones. Antarctic Heritage Trust



Según Lizzie Meek, el director del programa de recuperación de objetos de expediciones antárticas, el dulce fue el alimento preferido por los exploradores por su alto contenido energético y fácil conservación. Desde mayo de 2016, un equipo de cuatro conservadores ha estado trabajando en el laboratorio del museo de Canterbury, Christchurch, en Neva Zelanda, sobre la conservación de objetos antárticos de Cabo Adare. El equipo terminó el proyecto en julio de este año, conservando casi 1500 piezas. Como las cabañas son monumentos históricos y están dentro de la Zona Antártica Especialmente Protegida, todos los artículos deben ser devueltos al sitio después de la conservación, por lo que el bizcocho volverá a una estantería del refugio.



El bizcocho de frutas en su envoltura. Antarctic Heritage Trust




Carsten Borchgrevink dirigió la expedición Southern Cross
(1899-1900), construyendo dos cabañas para vivienda y utillaje. Las cabañas de Borchgrevink fueron las primeras estructuras humanas construidas en la Antártida. Los miembros de la expedición Terra Nova construyeron una tercera para pasar el invierno entre 1911 y 1912, hoy en ruinas. Antarctic Heritage Trust






lunes, 14 de agosto de 2017

Dos artistas callejeros: Tom Bob y OakOak



Tom Bob





Tom Bob está animando las calles de Nueva York y Massachusetts transformando con su arte los elementos comunes del paisaje urbano con ilustraciones caprichosas de acuerdo con su imaginación. Es imposible mirar su trabajo sin una sonrisa. Es interesante ver cómo un trabajo artístico puede cambiar un espacio olvidado en el que no se repara, convirtiéndolo en algo vivo y alegre. El pasado mes de junio, intervino en el festival Governors Ball, en Nueva York, donde participó junto a otros artistas urbanos en la creación de obras a gran escala expuestas durante la celebración del evento. 








































OakOak





OakOak ha tomado las calles de Saint–Étienne, en Francia, para dar forma a su imaginación en determinados elementos y lugares que de otro modo serían aburridos, creando obras divertidas e interesantes. Se inspira en personajes de los cómics, videojuegos y películas, como los Simpsons, Astro Boy, Snoopy, Mario Bros, Bruce Lee y otras celebridades. Sus trabajos se encuentran en los lugares más inesperados.

















































jueves, 10 de agosto de 2017

Socotra, la isla de la sangre del dragón






Escrito en el s. I de nuestra era, el Periplus Maris Erythraei es una descripción de las rutas comerciales marítimas alrededor del Índico, desde Egipto por la costa africana hacia Tanzania y por la costa asiática hacia la India. En esta relación se habla de la isla Dioscorida, 'grande y desértica', con ríos con cocodrilos y todo tipo de tortugas. También cuenta que produce cinabrio, 'que se recoge en gotas de los árboles'.






Hay pocos lugares en la tierra tan remotos e intactos por el paso del tiempo. Socotra es uno de los últimos lugares verdaderamente salvajes del mundo con un paisaje excepcionalmente diverso y encantador de belleza surrealista. Contemplando los árboles de sangre del dragón (Dracaena cinnabari) que mantienen las montañas Haghier, uno se imagina lo que el mundo pudo ser hace millones de años.









Dracaena cinnabari, árbol de la sangre de dragón y árbol drago de Socotra, es un árbol con un tronco grueso, que alcanza una altura de hasta de 10 metros y su copa forma una semiesfera. Produce una de las pocas resinas rojas del mundo, que se recoge solo una vez al año; de ahí su gran valor comercial. Ya en la antigüedad fue muy apreciada, utilizada como tinte, barniz y tratar ciertas enfermedades.






El archipiélago de Socotra, situado en el noroeste del Océano Índico, cerca del golfo de Adén, comprende cuatro islas y dos islotes rocosos que aparecen como una prolongación del Cuerno de África, gobernado por Yemen. Socotra es la isla principal del archipiélago, hasta hace poco alejada de casi todo, principalmente por su clima árido y semiárido tropical monzónico. Por esta razón, entre los meses de junio a septiembre, la isla era prácticamente inaccesible por la fuerza del viento y el potente oleaje. Desde 1999 un nuevo aeropuerto permitió el acceso durante todo el año.






Socotra es considerada como una de las islas más ricas en biodiversidad del mundo, ha sido denominada "Galápagos del océano Índico". Debido al largo aislamiento geológico del archipiélago -se separó de África hace unos diez millones de años-, junto con el fuerte calor y la sequía, se ha creado una espectacular flora endémica que es vulnerable a las especies introducidas (como las cabras) y al cambio climático. Las investigaciones han revelado que más de un tercio de las más de 800 especies de plantas de Socotra no se encuentran en ninguna otra parte. Los botánicos consideran la flora de Socotra entre las diez floras isleñas más amenazadas en el mundo. La isla fue reconocida en julio de 2008 por la Unesco como Patrimonio Natural de la Humanidad.













Fotos de Beth Moon (Island of the dragon’s blood)